3 comentarios el “Sin Dios… asume tu responsabilidad (II)

  1. ¿Por qué debería yo asumir mi responsabilidad sí al final todo esta permitido? Puedo dañar y hacer el mal a los demás, infligir agonizante y tortuoso dolor y horror sin temor a ser castigado acorde a mis actos, ya que Dios no existe, por supuesto.

    • Si yo sintiese un vehemente deseo de matar a alguien o de hacerlo sufrir, pero no lo hago, no por compasión o por convicción moral propia, sino por temor a que Dios me castigue, ¿cree usted que estoy asumiendo alguna responsabilidad auténtica? ¿O estoy actuando hipócritamente, por coacción?

      Si usted va por la calle y alguien próximo sufre una caida, ¿lo ayudaría a levantarse? Y, en caso afirmativo, ¿lo haría pensando en que Dios le va a premiar? ¿O lo haría simplemente pensando –sintiendo– que se trata de un semejante que necesita ayuda?

    • De todas formas, disculpe por no haberle respondido directamente a su pregunta. ¿Por qué debería asumir mi responsabilidad si al final todo está permitido?

      Usted lo ha dicho: porque es “su” responsabilidad; es decir, la que emana directamente de su conciencia, de su grado de empatía hacia sus semejantes. Ninguna responsabilidad, digna de llamarse así, puede imponerse desde fuera de nosotros, sea por ley divina o terrenal. Es requisito indispensable de toda responsabilidad el ser aceptada por nuestra conciencia e integrada en ésta. De lo contrario, estaríamos hablando de fariseismo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s